Turquía y la cuestión armenia

Como era de esperar, arrecia la polémica tras la publicación de The Young Turks’ Crime against Humanity: The Armenian Genocide and Ethnic Cleansing in the Ottoman Empire, de Taner Akçam (Princeton University Press). De momento, son pocos los comentaristas que han evaluado el libro. Por ello, y para evitar disonancias, nos quedaremos con el breve texto que Akçam publicó en el NYT el pasado verano:

Un nuevo orden político está emergiendo en Oriente Medio y Turquía aspira a ser su líder asumiendo una posición contraria a los regímenes autoritarios. A principios de esta semana, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, llegó incluso a denunciar como “intento de genocidio” las continuas matanzas de civiles a cargo del gobierno sirio.

El deseo de Turquía de defender los derechos humanos en la región es un hecho positivo, pero la condena de Siria por parte de Erdogan es muy hipócrita. Mientras Turquía siga negando los crímenes cometidos contra los no-turcos a principios del siglo XX, durante los últimos años del Imperio Otomano, su llamada a la libertad, la justicia y los valores humanitarios sonará falsa.

El intento de Turquía por cultivar una imagen como protectora global de los derechos de los musulmanes se ve comprometida por un legado de limpieza étnica y de genocidio contra los cristianos y de terror contra los árabes y los kurdos. El recuerdo de estos crímenes está muy vivo en todos los antiguos territorios otomanos. Y Turquía no puede servir de modelo de democracia hasta que reconozca la violencia brutal, los traslados de población y el genocidio que subyacen al Estado turco moderno.

Usando documentos de los archivos gubernamentales otomanos en Estambul, documentos que hubo un tiempo en que estaban clasificados como alto secreto, he intentado retirar el velo de un siglo de negación de Turquía. Estos documentos demuestran claramente que la política demográfica otomana desde 1913 hasta 1918 fue genocida. De hecho, la frase “crímenes contra la humanidad” fue acuñado como término legal y utilizada por primera vez el 24 de mayo de 1915, en respuesta al genocidio contra los armenios y otros civiles cristianos.

Gran Bretaña, Francia y Rusia definieron inicialmente las atrocidades otomanas como “crímenes contra el cristianismo”, pero más tarde lo sustituyeron por “la humanidad”, después de considerar la reacción negativa que ese término específico podría provocar entre los musulmanes de sus colonias.

Hoy en día, el Sr. Erdogan pretende ser un portavoz global de los valores musulmanes. En junio de 2011, dijo ante miles de personas reunidas para celebrar la aplastante victoria de su Partido de la Justicia y el Desarrollo, conocido como AKP: “Sarajevo ganó hoy tanto como Estambul, Beirut tanto como Izmir, Damasco tanto como Ankara. Ramallah, Nablus, Jenin, Cisjordania, Jerusalén y Gaza ganaron tanto como Diyarbakir. ”

Hacer declaraciones en apoyo de los musulmanes oprimidos le ha otorgado popularidad. Pero si Erdogan aspira a defender la libertad y la democracia en la región, también debe abordar los temores legítimos de los cristianos de Oriente Medio. Al igual que las potencias europeas optaron por el universalismo en 1915 por denunciar los “crímenes contra la humanidad”, el Sr. Erdogan debe ir más allá de su estrecho enfoque sobre “crímenes contra los musulmanes.” Todos los pueblos oprimidos merecen protección.

No es una coincidencia que muchos cristianos y otras minorías apoyen Siria al partido Baath de Bashar  al-Assad, ocurre que están dispuestos a sacrificar la libertad por la seguridad. Mientras la retórica turca apela a la reclamación de la mayoría sunita musulmana por la libertad en Siria, no alivia la ansiedad de los cristianos sirios acerca de su futuro. Por el contrario, a los cristianos sirios escuchar al Sr. Erdogan y su retórica negacionista les retrotrae a 1915, y eso hace que Turquía parezca más una amenaza que garantía de seguridad.

Confrontarse con el pasado es algo que está estrechamente vinculado a la seguridad, la estabilidad y la democracia en Oriente Medio. La negación persistente de las injusticias históricas no sólo impide la democratización, sino que también dificulta las relaciones estables entre los diferentes grupos étnicos y religiosos.

Esto es particularmente cierto en las antiguas tierras otomanas, donde las gentes se ven unas a otras bajo el manto de sus antepasados. Además de los ecos del genocidio armenio, los crímenes masivos contra los kurdos y alevis en Turquía , la violencia contra los kurdos y árabes en Iraq y las tensiones entre cristianos y musulmanes en Siria y el Líbano continúan envenenando la política contemporánea.

La popularidad del AKP en Turquía y el mundo musulmán le da a Erdogan una oportunidad para marcar el comienzo de una era de tolerancia. Reconociendo el genocidio contra los cristianos y los crímenes contra otros grupos, los turcos pueden llegar a ser líderes en el campo de los derechos humanos. Pero los esfuerzos de Turquía por sí presentarse como un faro de libertad y democracia fracasarán siempre y cuando Turquía se niegue a expiar los pecados otomanos.

Los puristas morales y los realistas inflexibles creen erróneamente que perseguir la justicia y los intereses nacionales es algo mutuamente excluyente. Pero reconocer los errores históricos no es un juego de suma cero.

En Oriente Medio, el pasado es el presente. Y la verdad y la reconciliación son esenciales para el establecimiento de un nuevo y estable orden regional fundado en el respeto de los derechos humanos y la dignidad. Turquía debe predicar con el ejemplo.

Anuncios

Una respuesta a “Turquía y la cuestión armenia

  1. Pingback: Turquía y la cuestión armenia « APHU·

Los comentarios están cerrados.