El libro digital

En adn, suplemento de La Nación, María Gabriela Ensinck entrevista a Bob Stein, del Institute for the Future of the Book:

Se lo habrán preguntado miles de veces, pero ¿cuál es el futuro del libro?

-Definitivamente, creo que el libro en papel se va a transformar en un objeto de arte. En mi anterior visita a Buenos Aires, hace tres años, conocí una cooperativa, Eloísa Cartonera, en el barrio de La Boca, que produce hermosos libros con papel reciclado. Esos libros van a convivir con otra plataforma, la del libro electrónico, que servirá para leer, y además incorporará animaciones, videos, música y la posibilidad de interactuar.

¿Un “dispositivo multimedia” para acceder a textos, animaciones, música y videos seguirá siendo un libro?

-El libro es un vehículo para transmitir ideas. Desconectemos el libro de su plataforma material: tanto el libro electrónico como el de papel cumplen la misma función. Sólo que el libro electrónico va un paso más allá: puede ser un lugar de encuentro entre autores y lectores.

¿Los más viejos seguirán leyendo en papel y los más jóvenes sólo lo harán en formato electrónico?

-No creo que tenga que ser así. Mi madre tiene 88 años y sólo lee en su iPad.

¿Para poder elegir un tamaño de letra cómodo?

-No solamente. Ella lo usa porque tiene Google y un diccionario automático. Es que el libro electrónico permite una forma de lectura diferente. Uno va leyendo y quiere seguir el hilo de una idea. Pues bien: hace doble clic y va a los antecedentes y a los comentarios de esa idea. Se contacta con otros lectores, con el propio autor del libro, mira un video…

¿La imagen reemplazará a la palabra escrita?

-Cuando me preguntan eso, yo pongo el siguiente ejemplo: vaya esta noche a su casa y trate de comunicarse únicamente haciendo gestos y dibujos. Será difícil, ¿no? Cuando se trata de abstracciones, las palabras son muy poderosas. Aquí ya no corre eso de que “una imagen vale más que mil palabras”. Yo diría que hay palabras que valen más que mil imágenes.

¿Cree que la digitalización va a cambiar nuestra forma de leer y la forma en que se escriben los libros?

-No sólo eso: ¡el libro digital va a cambiar nuestra forma de pensar! Así como la imprenta significó una revolución en el pensamiento y abrió nuevos horizontes a la humanidad, creo que la digitalización va a causar una revolución similar. Cuando la imprenta hizo posible distribuir las ideas entre los individuos, se reorganizó la sociedad y se crearon las escuelas. Hoy los problemas son tan complejos que una sola persona no puede reunir los conocimientos necesarios para entenderlos. La lectura será cada vez más colaborativa y social.

¿Los libros van a ser construidos socialmente?

-Sí, los libros van a ser escritos y leídos en forma colaborativa. Yo tengo amigos en todo el mundo y nos conectamos a través de Facebook. Ellos me envían links . Leemos libros, los subrayamos, hacemos comentarios y los compartimos?

¿Cómo será el modelo de negocios de la industria editorial digital? ¿Tendrán las ediciones electrónicas el mismo problema que hoy enfrentan los diarios on line ? ¿Cómo hacer para que la gente pague por acceder a contenidos en Internet?

-En el largo plazo, el problema es el modelo capitalista. Si hay una sociedad de escasez, el que tiene algo tiene grandes ganancias. Pero hoy lo que sobra es información, y los medios electrónicos facilitaron la distribución. La gente sólo va a pagar por algo que realmente le sume valor. Y ese valor está dado por información que se pueda compartir con otros. Por ejemplo, los textos educativos pueden incorporar horas de tutoría o de consultoría. Son múltiples los negocios que van a surgir.

¿Qué opina de incorporar publicidad en los libros?

-La publicidad no es necesariamente algo malo. Vivimos en el capitalismo y la publicidad es parte de él. Los mejores diarios y revistas tienen avisos buenísimos. Me encantan los que aparecen en The New Yorker , por ejemplo.

¿Cómo se están adaptando los autores y escritores a estas transformaciones del libro?

-Nos cuesta entender que la forma del libro va a cambiar, pero no su misión. De todos modos, los cambios serán paulatinos. Así como la primera novela, Don Quijote de la Mancha , se escribió dos siglos después de que se inventara la imprenta, llevará un tiempo hasta que el libro digital encuentre su propio formato. Hoy los libros electrónicos se parecen a sus versiones en papel. Pero de a poco los autores empiezan a escribir en multimedia, suman imágenes, video, música, juegos e interactividad, para lograr una lectura colaborativa.

¿Es como volver al comienzo, cuando los libros se leían en grupo, porque había poco acceso a ellos y pocos sabían leer?

-En cierta forma, sí. La diferencia es que hoy no hace falta que todos estemos en el mismo lugar. Yo puedo leer libros con mi nieta en Brooklyn mientras ella está en Los Ángeles, y eso es maravilloso.

Anuncios

Una respuesta a “El libro digital

  1. Buenísimo. Un artículo que confirma muchas de las ideas de Peter Burke y Asa Briggs.

Los comentarios están cerrados.