Benito Mussolini: “Hitler es un sentimental”

Claretta Petacci (1912-1945), hija de un médico romano, conoció a Mussolini cuando tenía veinte años y poco después se convirtió en su amante.  Ahora la editorial Rizzoli acaba de editar sus diarios, que ocupan el período entre 1932 y 1938 con el título de Mussolini segreto. Hace unos días Il Corriere della Sera publicó un avance, del cual se han hecho eco la mayor parte de los periódicos del mundo. Veamos:

4 de agosto  de 1938. Los dos amantes se encuentran en un barco. Veinte días antes ha aparecido el Manifesto della razza.

“Yo ya era racista en el 21. No sé cómo pueden pensar que imito a Hitler, que ni siquiera había nacido. Me hacen reir (…) Hay que inculcarles el sentido de la raza a los italianos, para que no tengan mestizos, no vayan a estropear lo que de hermoso hay en nosotros”.

28 de Agosto de 1938. Están juntos en la playa:

“Me disgusto cada vez que recibo el parte de África. Hoy son cinco los arrestados por convivir con negras. (…) ¡Ah! Estos repugnantes  italianos, destruirán en menos de siete años un imperio. No tienen conciencia de la raza “.

1 de Octubre  de 1938. Il Duce le cuenta a su amante los entresijos de la conferencia en Mónaco (“di Baviera”, o sea, Múnich), en la que Francia y Gran Bretaña han aceptado las reclamaciones de Hitler sobre Checoslovaquia.

“La recepción de Mónaco ha sido fantástica, y el Führer ha estado muy agradable. Hitler es un  sentimentasl después de todo. Cuando se me acercó tenía lágrimas en los ojos. Me quiere realmente bien, mucho. (…)   “Ahora las democracias deben dar paso a la dictadura. Somos una sola fuerza, tenemos un significado, representamos una idea y un pueblo. Él con la camisa marrón, yo con camiseta negra. Ellos, humillados y solos. Realmente te hubiera gustado estar allí  y verlo. (…) La victoria es ahora de las dictaduras. Los sistemas de viejo estilo ya no dan más de sí,  crean desorden. Uno sólo ha de ponerse al timón, comandar. Alemania es hoy la mayor potencia del mundo. Son ochenta millones de personas, y antes de atacarles hay que pensarlo.   (…) Deberías haber visto con qué cariño,  amabilidad y devoción me han acogido en todas partes a lo largo de la carretera. También allí han comprendido que el artífice de la paz, el único que podía hacer desistir a Hitler de hacer cualquier movimiento, era yo. La humillación de la política roja  es insuperable. No, es falso, nunca hemos comido con Daladier y Chamberlain. Siempre con nazis y fascistas, y yo me encontraba muy bien”.

8 de Octubre de 1938. Mussolini estaba enojado con Pío XI, que había dicho aquello de  “espiritualmente todos somos semitas” y reconocido la validez de los matrimonios religiosos mixtos entre judíos y católicos.

“No sabes el daño que le hace este papa a la Iglesia.  Nunca ha habido un papa tan nefasto para la religión como éste. Hay católicos que lo repudian profundamente. Ha perdido la mayor parte del mundo. Alemania,  por completo. No ha sabido mantenerla, se equivocó en todo. Hoy en día somos los únicos, soy el único  en apoyar esta religión que tiende a desaparecer. Y hace cosas indignas. Como decir que somos iguales a los semitas.  Hemos luchado durante siglos, los odiamos,  y resulta que nos gustan. Tenemos la misma sangre! ¡Ah! Es nefasto.

“Ahora está haciendo campaña en contra esta cosa de los matrimonios. Me gustaría ver a un italiano que se casara con un hombre negro. Hemos visto que incluso los matrimonios con extranjeros blancos, en caso de guerra, conducen a la desintegración de las familias. Porque uno y otro cónyuge se decantan en este momento absolutamente por su patria. Lo llevan en la  sangre. De ahí la imposibilidad, por supuesto, del acuerdo  y lo que les pasa a las familias. Además, aunque él dé  permiso, yo nunca daré mi consentimiento. (…) Ha disgustado a todos los católicos, hace discursos malos y poco inteligentes. Dice: “Compadeceos de los judíos”, y añade  “me siento como ellos…” Es el colmo!.

11 de Octubre de 1938.

“Estos sucios judíos, tenemos que destruirlos a todos. Voy a hacer una fortuna como han hecho  los turcos. Si he deportado a 70 mil árabes, podré hacer lo mismo con  50 mil judíos. Haré una pequeña isla, los encerraré todos allí. (…) Son caroña, enemigos y cobardes. No saben lo que es la gratitud, el reconocimiento, ni una carta de agradecimiento. Para ellos, mi piedad era vileza.  Dicen que les necesitamos, su dinero, su ayuda, que si no se pueden casar con las cristianas les pondrán los cuernos a los cristianos. Son gente desagradable, me arrepiento de no haber ido más lejos. Ya verán lo que hará el puño de hierro de Mussolini. (…) Es hora de que los italianos sientan que ya no tienen que ser explotados por estos reptiles”.

Corriere della Sera, 15/7/1938

10 de Noviembre de 1938. El Gobierno aprueba  el decreto-ley sobre la raza que entrará en vigor una semana después.

“Hoy discutimos la cuestión de los judíos. Ciertamente, su Santidad elevará las consiguientes protestas porque no reconocemos los matrimonios mixtos. Si la Iglesia quiere hacerlo, adelante. Pero nosotros, el Estado, no los reconoceremos, y serán como amantes. Ni siquiera a  los niños. Todos los que se han convertido al catolicismo hasta la fecha, y  los niños, seguirán estando como hasta ahora. A partir de la fecha establecida, ya no se admite a nadie más. De lo contrario, todos se harían católicos sólo para casarse, y entonces la cuestión de la raza no tendría razón de ser. Este papa no lo quiere entender, pues que haga lo que quiera”.

16 de noviembre de 1938. Nuevo estallido contra Pío XI.

“¡Ah no! Aquí, el Vaticano busca la ruptura. Si siguen así, romperé con ellos. Romperé cualquier relación, insisto, destruiré el pacto. Son unos miserables hipócritas. He prohibido los matrimonios mixtos y ahora el Papa me solicita casar a un italiano con una negra. Sólo porque ésta es católica. ¡Eso sí que no! ¡Voy a romperles la cara a todos!”.

***

Ell periódico italiano no lo incluye, pero el diario incluye una anotación correspondiente al 22 de diciembre de 1937 donde dice : “Ese Franco es un idiota. Cree haber ganado la guerra con una victoria diplomática, porque algunos países le han reconocido, pero tiene al enemigo en casa. Si sólo tuvieran la mitad de la fuerza de los japoneses hubiera acabado todo hace cuatro meses. Son apáticos, indolentes, tienen mucho de los árabes. Hasta 1480 en España dominaron los árabes, ocho siglos de dominación musulmana. Ésa es la razón por la que comen y duermen tanto”.

Anuncios

2 Respuestas a “Benito Mussolini: “Hitler es un sentimental”

  1. Bello, il post (de alguna manera muy sui generis). Sobre la Conferencia de Mónaco, igual algún lector no avisado no cae en la cuenta de que aquí se trata de lo que los italianos llaman “Monaco di Baviera”, o sea Múnich.

Los comentarios están cerrados.