“¿Me puedes explicar qué coño es eso del peronismo?”

Pablo Alabarces, profesor de cultura popular en la Universidad de Buenos Aires y autor de diferentes textos sobre el mundo de la pelota (como Crónicas del aguante. Fútbol, violencia y política, de 2004, o Hinchadas, de 2005), analiza en PRL el peronismo. En este caso, la excusa es reseñar dos volúmenes recientes: El Peronismo clásico (1945-1955). Descamisados, gorilas y contreras, de Guillermo Korn (comp.). Buenos Aires, Paradiso, Fundación Crónica General, 2007; y Perón. Reflejos de una vida, de Horacio González. Buenos Aires, Colihue, 2007. Así empieza Alabarces, demostrando la importancia de un buen comienzo:

“Este chiste sigue siendo inmejorable, a pesar de sus más de veinte años. Circulaba entre los exiliados argentinos en España, y sus protagonistas eran dos de ellos, que se encontraban en una fiesta durante los años de la última dictadura militar. Uno, llamémoslo X, encuentra a su compañero Z acompañado de una española bellísima: una andaluza profunda. Z parece estar desconsoladamente enamorado. A los pocos días, X y Z vuelven a verse por casualidad; X no resiste la tentación, como buen hombre, de hacer un comentario elogioso: “Qué bella mujer que te acompañaba”. Z, con sonrojos, acepta: “Sí, es bella y maravillosa”. X decide aprovechar la efímera intimidad construida y repregunta: “¿Estás enamorado?”. “Hasta el tuétano”, responde Z. “¿Te vas a casar?”, más afirma que pregunta su amigo. “¿Con una española? De ninguna manera”, sorprende Z, perdiendo todo sonrojamiento. X tambalea: “Pero eso suena a racismo…”. “No, no es racismo”, continúa Z. “Las españolas son maravillosas, mejores incluso que las argentinas. Son más solidarias, magníficas compañeras, menos histéricas”, concluye. “¿Entonces?”, pregunta su amigo, ya intrigadísimo. “El problema”, afirma Z con tono resignado, “es que si te casás, en algún momento, indefectiblemente, te hacen la pregunta fatídica”. “¿Cuál?”. “Oye, tío”, imita Z, “¿me puedes explicar qué coño es eso del peronismo?”.

Dicho lo cual, les invito a conocer PRL, donde podrán encontrar el resto del artículo.

Una vez curioseada la PRL, en caso de volver a esta entrada, pueden continuar la lectura con el texto que sobre ese mismo asunto publicó hace unos meses el suplemento cultural (Ñ) del periódico Clarín. Se habla allí de esa peculiar biografía de Horacio González, del citado repaso que compila Guillermo Korn a la obra de los referentes más importantes de aquel periodo (Borges, Gombrowicz, Cortázar, Marechal, Sabato, etc.), pero también del trabajo de Carolina Biernat (¿Buenos o útiles? La política inmigratoria del peronismo. Biblos, 2007), pasando por El día que se inventó el peronismo (Sudamericana, 2007), de Mariano Ben Plotkin. Y eso por no mencionar las reediciones más o menos recientes:¿Qué es esto? , la Catilinaria de Ezequiel Martínez Estrada (Colihue, 2005), el ineludible Estudios sobre los orígenes del peronismo, de Juan Carlos Portantiero y Miguel Murmis (Siglo XXI,2004), así como Bajo el signo de las masas (Emece, 2007), de Carlos Altamirano, La batalla de las ideas (Emece, 2007), de Beatriz Sarlo, y Mañana es San Perón (Eduntref, 2007), de Mariano Ben Plotkin.

Para concluir el periplo, véase el comentario aparecido en Tapera con respecto al volumen de  Maria Liliana Da Orden y Julio César Melon Pirro (comps.), Prensa y peronismo. Discursos, prácticas, empresas. 1943-1958. Prohistoria, Rosario, 2007

Anuncios