Archivos digitales

Internet es una herramienta poderosa y lo será aún más en un futuro próximo. No voy a negar los muchos retos que supone para los historiadores y los problemas a los que nos enfrentamos, pero sus beneficios tampoco pueden ser ignorados. Y lo mismo cabe decir de la sociedad en general. El acceso a una cantidad ingente de información es una de sus ventajas evidentes, aunque no todos tengan acceso por igual y primen determinados parámetros. ¿Acaso en los países pobres se puede acceder de otra manera, tan fácil y sencilla, al conocimiento? ¿Sabríamos nosotros mucho de lo que sucede en ese otro mundo?

Digo esto a propósito de un artículo del New York Times en el que se nos informa de la digitalización de los ricos archivos de la legandaria ciudad de Tombuctú. De ese modo, dice el cronista, las palabras escritas en el mítico oasis africano pronto estarán a disposición de cualquier lector, con un sinfín de libros y manuscritos, algunos rescatados hace bien poco. Textos sobre derecho e historia, ciencia y medicina, poesía y teología, reliquias todas de la época dorada de Tombuctú, un vibrante centro cultural que servía, además, como encrucijada del imperio malinké y de las rutas comerciales.

Al parecer, durante los últimos años se han recuperado miles de frágiles textos procedentes de archivos familiares, bibliotecass privadas y otros lugares con la ayuda del gobierno surafricano, que ha financiado la instalación de una biblioteca en Tombuctú para albergar más de 30.000 de esos volúmenes. De momento, se han digitalizado las cinco primeras obras, fechadas entre los siglos XVII y XIX, y ya son accesibles en línea (www.aluka.org). Las previsiones son que habrá otras trescientas antes de fin de año gracias a los esfuerzos de Aluka, una entidad sin ánimo de lucro dedicada a difundir el conocimiento de y sobre África, para lo cual cuenta con la financiación que otorga la Andrew W. Mellon Foundation y los medios técnicos que proporciona la Northwestern University.

Anuncios

Una respuesta a “Archivos digitales

  1. Quisiera agregar que hoy en dia, siglo XXI, las humanidades y los archivos no se encuentran en la lista de prioridades, por lo que ¿Deberian por eso los historiadores y arqueologos contentarse con las migajas que sobran de las demas disciplinas? De ninguna manera.

    Por eso son valiosisimos los aportes que mencionas. Lamentablemente la realidad en otras partes es otra. Por eso todos los esfuerzos valen. Yo personalmente he trabajado con algunos volumenes en Chile, que estan casi a punto de desarmarse. A veces vuelvo a casa con restos de las hojas de los volumenes. Por eso la urgencia de digitalizar los archivos. Se ha hecho bastante, pero queda todavia MUCHISIMO por hacer. Y por eso es importante acordarse que es deber de los usuarios y quienes trabajan con los archivos denunciar el estado de ellos y elevar peticiones a las autoridades correspondientes de salvaguardar el material que exista.

Los comentarios están cerrados.