blogs otra vez

Post cruzado: de Tapera

 Unos días después del texto de Horacio González, largamente tratado en algunos blogs, el suplemento Ñ de Clarín publicó un texto de Christian Ferrer intitulado: “Blogs o el espectáculo del yo”.

Los textos de Ferrer que leí son iluminadores. Lo mismo puede decirse de los de González. Pero si por ese motivo se hace necesario poner algunas balizas en el camino de la interpretación de sus escritos, aún más anotado deberá estar el circuito una vez que se ponen en serie. Y es probable que esa serie crezca. Vale decir: tendremos que viajar más lentamente; evitar ultimaciones y admoniciones. Aún queda mucho por discutir.
¿Y eso qué significa? Quiere decir que muchos de los participantes de ese debate aún no han consolidado un intercambio de conocimientos pertinentes: González y Ferrer rápidamente evidencian poca información acerca del debate que quieren dar. Y quienes pretendemos intervenir tenemos mucho que aprender de ellos acerca de los modos de pensar problemáticas más amplias que el estrecho pasillo blogspot. (Una digresión acá: el pudibundo lamento sobre la maledicencia de los personajes anónimos, sobre la perfidia de los embozados, sobre los trolls, etc., sobre el matonismo, es una versión diezmada y cobarde del reclamo de autoridad y jerarquía. Frente a la queja que esconde un argumento acerca de quién-puede-decir-algo-sobre-alguna cosa no hay nada que decir más que informarle al llorón o llorona de marras que preferiríamos no considerarla.) Acerca entonces del conocimiento: comparemos una reseña del NYRB sobre blogs con estos dos elementos de la serie que recién comienza. Mientras Sarah Boxer revela un manejo de las herramientas que discute, González y Ferrer deciden evitar su mención (me gusta más, sin embargo, la zona de debate y la pericia de los locales). Y aquí está el giro que provoca ciertas respuestas airadas y por momentos exultantes: poner a los blogs en el conjunto de tecnologías de la modernidad para luego hablar de la modernidad parece un sacrificio que vela toda posibilidad de discutir posibles diferencias. Pero sucede que para discutirlas hay que conocerlas.
Entre tantas cosas accesorias que podríamos discutir del texto de Ferrer -en su texto se pasa rápidamente de las intenciones a los efectos o al revés- , una se distingue entre todas: no haber comprendido que el asunto de los blogs no es un tema que pueda tratarse en singular (para un tratamiento alrededor de un tópico acorde con el texto de Ferrer, en torno a un blog fuerte [Kottke.org], puede consultarse el artículo Michael Keren, “Blogging and the Politics of Melancholy”). La lectura de blogs no halla en el post su unidad (por eso no se puede comparar, como lo hace Ferrer, el número de ensayos al año de los escritores del papel con el sistema de los diarios o las estrategias de los blogs; aunque tres ensayos por año también es una producción envidiable). La unidad de medida de la lectura de blogs ni siquiera es un blog. Su unidad es una red, más o menos densa, más o menos estable, alrededor de uno o dos hubs, con muchos alveolos y retículas débiles o fuertes. Su circuito está trazado por links, comments, posts, asides, archivos, páginas estáticas, twitter, facebook, cosas como delicious, googleos -desde la barra o desde el sitio-, libros de papel, mp3, radio, TV, etc. etc. Muchas personas con más expertise en ese tipo de lecturas se han dedicado a discutir las posibilidades de esos ejercicios antes que a creer que esa modalidad supere a la lectura de libros. (Gracias a David Mckenzie sabemos decir que el libro tampoco es una unidad ni sólo resultado del autor del texto.) Pero además de no competir con libros, la lectura de blogs se teje con distintas agujas y la urdimbre no es libertaria (y no lo es no porque se parezca a los discursos de sobremesa: cualquier género puede parecerse a un discurso de sobremesa, en algún momento de su historia). Pero sí se trata de un tejido con más modos de disponer la información. Y eso hay que celebrarlo discutiéndolos, leyendo claro también sus tremendas asimetrías y brechas.
Finalmente, el blog no es un juguete nuevo, aunque lo sea para Ferrer o para Clarín. Me enteró mientras estoy escribiendo esto (tengo que saltar de un lado a otro buscando referencias con google y cada tanto le doy un click al tab del firefox en donde aparecen los feeds de los blogs que leo) que InterLink HeadLine News 2.0 cumple 13 años. Qué bueno.

Anuncios

3 Respuestas a “blogs otra vez

  1. Hola, Juliana de Ciberescrituras posteó algo sobre esto tambien pero remató su entrada señalando que hay poco qué decir del texto de Ferrer. Creo que hay que empezar por reconsidarar el valor de este tipo de escritos resonados en el marco de revistas online con cierto renombre: ha sucedido un desplazamiento de sentido en el cual dichos marcos de enunciación están siendo relegados, no por el contenido que se puede encontrar en la blogósfera, sino por la percepción de lectores que, más o menos hábiles en el arte de la lectura y seguimiento de contenidos online, al pasar de un lado al otro y encontrar matices, contrastes y tornasoles, se interesan por la blogósfera y se estimulan a ser parte de la porducción blogosférica. Es obvio que esto no parece ser muy agradable para dichas revistas y sus colaboradores, y nótese que ello se hace ver claramente en la falta de apertura a ser parte de las redes blogosféricas, de compartir links, de responder a los comentarios emitidos y bajarse a la horizontalidad. Mientras nosotros sigamos consintiendo que estas revistas definen ciertos valores de la web 2.0 y sobre todo de la producción de contenido blogosférico, no sólo alimentaremos su desatino, sino tambien abriremos la brecha que desplaza el sentido que llena los ojos del lector. Creo que valdría más la pena acechar su posible apertura hacia la blogósfera y aplaudirla.

    El texto de Ferrer es obscuro y farragoso, no es clara su posición ni su compromiso respecto al tema, sus palabras están llenas de una pedanteria y falsa petulacia que le sirven para maquillar su ignorancia y poca pericia respecto a la lectura blogoférica. El texto de González parte también de una idea equivocada de lo que es la escritura blogosférica: no es que los blogs disuelvan la distancia entre el texto y quien lo escribe, por el contrario, los blogs y el ejercicio escritural reforzan esa distancia a modo de lo que se disuelve en ese ejercicio es la idea de sí que tiene el escribano: la blogósfera no es un espacio de representación y presunción de reconocimiento yoico: es un espacio práctico que disuleve en el ejercicio de una escritura de sí la represetanción que cada uno tiene de sí mismo, es decir, movilizándola hacia una percepción mucho menos rígida de lo que uno puede llegar a ser, o expresar.

    saludos

  2. Como dices, parece que Ferrer no se ha enterado todavía de lo que se cuece en la red, por eso es una pena que se ponga a escribir sobre ello. Siempre conviene tener la humildad (o decencia) para investigar, preguntar y conocer antes de dar opinión, aunque, claro, es sólo opinión.

    De todos modos, como cualquier espacio de comunicación, los blogs tendrán la calidad, el peso, la relevancia, la importancia, etc de las personas que lo sustenten. Como con el material escrito: para gustos, colores.

  3. Lo importante es persuadir antes que usar adjetivos o de desestimar a otras redes de blogs, llámense por ejemplo literarias. En este camino funciona el blog personal como testimonio de su tiempo, usando el lenguaje hermético, poético, fronterizo en su ruta vislumbradora de otros horizontes en la creación. El blog que a través del yo no se encierra en un egocentrismo ni evade cómo explorar sus ecos.

    En la diversidad de la blogósfera, se aproximan los que por visiones de existencia trazan búsquedas de conjunto y de este modo la frivolidad que también existe en el mundo de los blogs no tiene por qué ser la preponderante en medio de las redes sociales que se acrecientan y asientan cada día. Esa es la preocupación marcada que noto en la serie de posts publicados. La banalización pierde terreno en su autofagocitación al ser aburrida y que eso sea identificado y sobrepasado es la mira. Sólo que entretanto se debatan a nivel de especializados posts (lo que es significativo)y nada más que a ese nivel, el proceso será largo…Y es que ¿cómo influir en el enorme espectro bloguero si no es desde perspectivas inéditas?

    Salutes.

Los comentarios están cerrados.