Magazine Littéraire cumple 40 años

airbus_350_8002.jpg

Escala en París

Estimados amigos: he de darles un consejo. Si consiguen un trabajo, intenten que sea digno. Lo digo por propia experiencia, porque lo he sufrido en mis carnes: mis tratos  con Monigotepress rayan en el esperpento. A las 17,30 de la tarde salí   de Melbourne tan contento, sin saber que mi destino inmediato era holgazanear  durante tres largas horas en el  Suvarnabhumi International, el aeropuerto de Bangkok. Nada de vuelos directos, por si acaso me acostumbro. Y qué mejor parada que la capital tailandesa. Por fin, poco después de la medianoche, tomamos un espléndido Airbus rumbo al Charles De Gaulle, donde llegamos poco antes de las siete. Bajo, recojo mis maletas, miro el panel y, Eureka, hay un vuelo directo a valencia a las 10. Pues no, he de esperar a las 11,55  porque mis dilectos jefes desean que pase antes por Barajas.  Allí me tienen hasta las 20,10. No es que no agradezca el complemento, porque he podido pasearme por la nueva terminal, pero desde esta tribuna quiero pedirles que no tengan estos detalles conmigo.  Por fin, una hora después estoy en Manises, y eso que no ha habido retrasos. Esto es vida.

Moraleja: hay gente que dice aquello de “me hace perder el sentido”, refiriéndose a personas seductoras o selectas viandas. Yo les aseguro que si quieren tener una experiencia inolvidable no tienen más que viajar a Melbourne a cargo de Monigotepress.

Pero no hay mal que por bien no venga. Mientras estaba en el aeropuerto parisino me he ilustrado a conciencia. Entre mis compras estaba la revista semanal Livres Hebdo, que incluía una entrevista a Jean-Louis Hue. No sé si ustedes lo saben, pero este caballero dirige  Magazine littéraire, publicación mensual que cumple este año su cuarenta aniversario. Ésa era la excusa para la conversación, ésa y que Magazine aprovecha la celebración para editar un número especial. De ese modo, repasan  el paisaje literario francés de las últimas décadas y recuperan algunos de los textos que han marcado su trayectoria.

 40ans.jpg

Por aquí no tenemos nada semejante, no hay público para mantener a flote  un periódico literario y obtener ganancias. En cambio, parece que el citado Magazine cuenta con cien mil almas fervorosas que están dispuestas a adquirirlo. Algo extraordinario y atípico, sobre todo si  reparamos en que su lectura es densa, en que es capaz de dedicar 35 páginas a la exégesis de Madam Bovary con motivo del 150 aniversario de su aparición. El contenido habitual consta de dos partes claramente diferenciadas. La mitad se suele dedicar a un asunto concreto o a un escritor, para lo que invitan a reputadas plumas del panorama galo. La otra parte, en cambio, reúne un poco de todo: desde reportajes a entrevistas, pasando por críticas, debates e informaciones varias.

En fin, que les aconsejo que encarguen un ejemplar. Se supone que este nuevo número, el que hace 459, titulado “40 ans de littérature”, les habrá permitido acrecentar la tirada y reunir una mayor cantidad de seguidores y ¿por qué no ustedes?  Encontrarán un largo especial que lleva el título de ”Les plus grands livres racontés par leurs auteurs” encabezado por El Aleph de Borges.  Al fin y al cabo, como dice Hue en el editorial, es la revista literaria más vendida en Francia y crece deprisa por otros lares, no sólo en mercados francófonos como Bélgica, Suiza y Canadá, sino en parajes sorprendentes como Ghana, Letonia, Lisboa, Roma  o Nueva York. Más aún, Hue asegura que en 2005 entró en la lista de las diez revistas francesas más vendidas en los Estados Unidos.

 Y si no llegan, puedeen leer un pellizquito en el portal de Magazine.  Hasta luego, que me voy a descansar y a preparar los fastos navideños. Mañana mismo tengo hora con el pavo.

Anuncios