A Niall Ferguson le disgusta Obama

El asunto de Ferguson es bastante conocido, así que lo resumiremos a nuestra manera con The Week:

Niall Ferguson, periodista británico de nacimiento y rutilante historiador de Harvard,  se ha visto metido en un desagradable altercado con algunos de los economistas más distinguidos de Estados Unidos, entre ellos Paul Krugman, ganador del Premio Nobel, profesor de Princeton y venerable columnista del New York Times.

Ferguson es un promotor de la filosofía de los recortes, como la que promueve el ministro de hacienda británico, el conservador George Osborne. Krugman se inclina por el gasto, igual que el presidente Obama.

A mediados de agosto, citando un informe de la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO), Ferguson escribió un artículo en Newsweek, en cuya portada aparecía: “Hit The Road, Barack. Why We Need a New President” [ya imagino lo que debe pensar del demoledor retrato de Mitt Tomney que hace Eliot Weinberger en la LRB]. Allí insistía, entre otras evidentes falsedades sobre la política  económica de Obama, en que su principal reforma legislativa, la del sistema sanitario, iba a aumentar el déficit de EE.UU.

Los críticos dicen que el selectivo uso que hace Ferguson del informe de la CBO es una tergiversación deliberada de los hechos, lo que viene a dejarle como un fraude intelectual, un especialista en “historia contra-factual”. Dylan Byers en Politico.com tilda de “ridículo, engañoso y éticamente cuestionable” el intento de Ferguson de defenderse.

La némesis de Ferguson, Krugman, lo acusa de la peor clase de “maldad“: “hacer o insinuar falsas afirmaciones sobre hechos fácilmente comprobables”. Dice Krugman: “No estamos hablando aquí de ideología, ni siquiera de análisis económico -sólo de una simple tergiversación de los hechos, con una augusta publicación que se deja utilizar para desinformar a los lectores.”

Brad DeLong, profesor de Economía en la Universidad de California en Berkeley, dice que Harvard debería convocar un comité para examinar si Ferguson tiene el carácter moral adecuado para enseñar en una universidad de la Ivy League.

Mientras tanto, Ferguson está montando una defensa vigorosa, disputando a sus críticos la interpretación de los hechos controvertidos  y diciendo que lo único que no le gusta de Estados Unidos son los blogeros liberales. Él dice que Krugman “es deshonesto” y se pregunta si el discurso norteamericano está tan degenerado que es imposible pedir un cambio de presidente sin ser atacado por una “sospechosamente bien organizada banda” de seguidores de Obama.

Pero acusar a Krugman y DeLong de ser “blogeros liberales” es una exageración, sobre todo teniendo en cuenta que Ferguson y Krugman han luchado por el tema de la reducción o no del gasto durante años -y parece, teniendo en cuenta las últimas medidas económicas de Gran Bretaña y Estados Unido y el “empuje por el crecimiento” del nuevo gobierno británico, que ese gasto es el camino a seguir.

Esta disputa se ajusta a un patrón de otras controversias recientes en los medios: en la revista New Yorker, Jonah Lehrer dimitió después de ser arrestado por plagio general y fabricación; el brillante perfil que Joan Juliet Buck trazó de la familia Assad de Siria  en US Vogue; lo del columnista de Time Fareed Zakaria … Es una batalla en parte sobre la responsabilidad de los autores y en parte sobre las normas generales de publicación. Tina Brown, de Newsweek, admite que no tiene un departamento que comprueba los hechos y que tiene que confiar en lo que remiten los escritores.

En este choque entre llamar la atención y la precisión, Ferguson y Newsweek ciertamente parecen estar del lado de lo primero. Y situando esto como una batalla política en un entorno político acalorado, Ferguson parece haber evitado una censura profesional inmediata. Sin embargo, sobre las perspectivas a largo plazo para su prestigio profesional, en particular en los círculos académicos, hay más dudas.

**

Más en The New Yorker: “Ferguson vs. Krugman: Where Are the Real Conservative Intellectuals?”

Y en The Atlantic: “As a Harvard Alum, I Apologize”

About these ads