Derechos de autor, fotocopias y licencias digitales

He aquí una noticia algo esperanzadora, dada la voracidad de algunas grandes casas editoriales. Pero empecemos por el principio. En la primavera de 2008, tres grandes grupos, Cambridge University Press, Oxford University Press, y SAGE Publications, decidieron demandar a la Georgia State University. En la denuncia, alegaron que dicho centro se había excedido en el “uso leal” de la cantidad de material con derechos de autor que los profesores dejaban en línea para sus estudiantes, lo que, a su juicio,  suponía un total de 99 violaciones de los derechos de autor. La universidad rechazó la demanda, pero revisó su política de lo que en Norteamérica denominan las “e-reservas”  (por ejemplo) a finales de aquel año.

Más información,

Cuatro años después, el pasado 11 de mayo, un juez federal dictó sentencia y todos vienen a coincidir que esta ha sido favorable a la citada Universidad, apreciando solamente cinco de las 99 supuestas violaciones. Como señala The Chronicle, al sopesar si la Georgia State se excedió, el juez considera cuatro factores establecidos en el artículo 107 de la Ley de Derechos de Autor norteamericana. Estos factores son: 1. si el uso es para fines comerciales o educativos sin ánimo de lucro; 2. la naturaleza de la obra protegida;  3. qué parte del trabajo se utiliza y cuán importante es esa parte; y 4. el efecto que el uso en cuestión tiene en el “mercado potencial o en el valor de la obra protegida”.  En el análisis del juez, los factores 1 y 2 favorecen siempre al acusado, mientras el 4  juega a favor de los editores.

De todos modos, el magistrado introdujo otro elemento, una suerte de “regla del 10 por ciento”, una especie de orientación por la que guiarse.  Su contenido es del siguiente tenor: para los libros sin capítulos o con menos de 10 capítulos sería permisible  una copia gratuita de no más del 10 por ciento de las páginas del libro, atendiendo al factor número 3.  Para los libros con más de 10 capítulos, lo permisible, el llamado “fair use”, sería un capítulo o su equivalente.  En fin, una buena distracción para autoridades académicas, bibliotecarios, profesores y sabuesos dispuestos a perseguir al descarriado.

Como ha dicho un conocedor del mundo jurídico, este tratamiento de las licencias es probable que tenga consecuencias significativas. Por un lado, sugiere que las bibliotecas pueden tener  más libertad para hacer amplio uso de las obras huérfanas, ya que por definición nadie podrá conceder licencias. Por el otro, el tribunal no consideró que las licencias para fotocopias sean un sustituto adecuado para las licencias digitales. Esto supondrá una presión significativa sobre los editores para activar dichas licencias digitales [que no quieren ver ni en pintura, para que no ocurra lo del mercado musical]. Dicho lo cual, no todos los expertos lo tienen tan claro.

En fin hay muchas reacciones y muchas dudas sobre lo que pasará, sobre apelaciones, etcétera. Quien quiera informarse someramente, The Chronicle recoge algunas declaraciones de los afectados, incluidos quienes apoyaron la demanda, como la Association of American Publishers y el Copyright Clearance Center. En el otro lado, por ejemplo, la Association of Research Libraries.

Más información, entre otros, en InsideHigherEd

About these ads

Una respuesta a “Derechos de autor, fotocopias y licencias digitales

  1. Pingback: Derechos de autor, fotocopias y licencias digitales « Clionauta: Blog de Historia « Escritos y Notas de Historia·

Los comentarios están cerrados.