La Wikipedia, santificada

Para los escépticos sobre el valor de la wikipedia no habrá mejor antídoto que la nota que hace unos días publicaba The Humanist y que puede que muchos ya conozcan:

“Once años después de su lanzamiento en 2001, y para crédito eterno del gran ejército de editores y colaboradores de la Wikipedia,  puede decirse que esta enciclopedia colaborativa, por lo general, se considera una fuente fiable de información fáctica. Tomemos las biografías, por ejemplo:  si uno quiere conocer la historia condensada de alguien vagamente conocido, el primer resultado de Google nos llevará en general a la Wikipedia, donde normalmente podemos conocer, de manera fiable, los cargos que una persona ha tenido, los equipos en los que ha jugado, las películas que ha protagonizado, las detenciones vergonzosas que ha sufrido, y así sucesivamente.

Sin embargo, si lo utilizamos para recopilar información para una posterior publicación, es una buena idea contrastarlo con otra fuente y, si su veracidad se mantiene, es probable que lo mejor sea utilizar las propias palabras para presentar los detalles de allí extraídos. A menos, claro está, que uno trabaje en la oficina de prensa del Vaticano, que ha suscitado cierta atención (presumiblemente no deseada) sobre un comunicado emitido para anunciar el nombramiento de 22 nuevos cardenales.

Al leer las biografías de los cardenales proporcionadas en el comunicado, el bloguero italiano Sandro Magister se dio cuenta de que algunos de ellos eran descritos en un lenguaje que parecía inusual dentro de los cánones del Vaticano. Por ejemplo, The Guardian señaló que el comunicado afirmaba que Willem Jacobus Eijk, arzobispo holandés de Utrecht,  muestra una “fuerte tendencia al conservadurismo, especialmente en lo referente al aborto y a la homosexualidad, lo que ha hecho de él uno de los  religiosos más conocidos del país”. Magister contrastó posteriormente las biografías con la Wikipedia italiana, y descubrió que la información había sido extraída textualmente de dicha enciclopedia.

El descubrimiento ha generado un montón de reacciones y notas más o menos despectivas (este post incluido), pero ¿ realmente la cosa es tan mala? Después de todo, el Vaticano ha señalado que en la oficina de prensa estaban apurados, y, aunque el lenguaje empleado pueda parecer un tanto extraño dada la supuesta fuente, el comunicado de prensa contiene sin duda información útil para los periodistas que informan sobre los nuevos nombramientos.

Dicho lo anterior, aunque gran parte de la información tomada de la Wikipedia sea útil, hay una cosa que el Vaticano podría haber omitido – probablemente era innecesario recordar al lector que todos los cardenales recién nombrados eran católicos”.

En fin, como dijeron en The Guardian: “el uso de la Wikipedia parece estar en consonancia con la aprobación que Benedicto XVI le dio a internet. Después de que fuera criticado en 2009 por desconocer la afirmación del obispo Richard Williamson de que los nazis no usaron cámaras de gas, escribió: En el futuro, en la Santa Sede, deberemos prestar más atención a esta fuente de noticias”.

Amén.

About these ads

4 Respuestas a “La Wikipedia, santificada

  1. Pingback: La Wikipedia, santificada | Apuntes de Geografica·

  2. A propósito del uso de Wikipedia y del copy-paste, acá en México el ex titular de difusión cultural de la Universidad Nacional Autónoma de México perdió su trabajo por un asunto como este. Basta “googlear” Sealtiel Alatriste, Guillermo Sheridan y renuncia. A quien le interese.
    Saludos

    Carlos León
    UNAM, México

Los comentarios están cerrados.