Wordle en clase: análisis de textos

Para quienes no la conozcan, se suele decir que “Wordle es una aplicación en línea gratuita que sirve para generar nubes de palabras a las que se les puede dar diversos formatos visuales, a partir de un texto cualquiera elegido por el usuario. Una herramienta sencilla y motivadora para la que docentes de todo el planeta han ideado numerosas actividades de aula”.  El sistema es muy sencillo y requiere escasa habilidad. Supongamos que hemos introducido el primer capítulo de El Quijote; este sería el resultado:

He recordado este asunto a propósito de la experiencia que una docente ha expuesto en The Chronicle. Se trata de una profesora de inglés del Converse Colllege,  Erin E. Templeton, que asegura que le ha resultado muy útil para introducir a los estudiantes en la lectura profunda y los fundamentos del análisis textual.  Para ella, hay dos cosas que dan a Wordle un valor incalculable:

1) Es gratis y muy fácil de usar. Como programa abierto, todos los estudiantes con acceso a un ordenador lo puede utilizar. No requiere hardware específico (es decir: iPad) ni cobra por el acceso al sitio.

2) Es muy divertido. La generación de una nube de palabras es tan simple como hacer clic en el vínculo “crear”, pegar “un montón de texto”  y hacer clic en “Go”. Una vez que la nube se crea, los estudiantes pueden jugar con las fuentes, esquemas de colores y otras variables visuales, como si prefieren que los términos aparezcan de forma horizontal, vertical o mezclados.

En su clase, dice, primero demostró cómo utilizar Wordle con la novela que estaba leyendo (This Side of Paradise), que tenía la ventaja añadida de haber sido publicada en 1921, por lo que ya no está protegida por copyright,  de modo que pudo usar pasajes del Proyecto Gutenberg en lugar de tener que transcribirlos manualmente. Crearon luego unas pocas nubes de palabras entre todos,  para asegurarse de que los estudiantes sabían cómo hacerlo, y luego les preguntó  cómo veían estos pasajes a través de la lente Wordle, si cambiaba su comprensión.  Al deconstruir y desfamiliarizar un determinado pasaje, Wordle mágicamente liberó a los estudiantes de la trampa del resumen y les ayudó a pensar en forma analítica en el texto más allá de las limitaciones de la trama. Las nubes de palabras no tienen trama, por lo menos no en el sentido de la convención lineal que permite un resumen  fácil, así que el análisis de repente resultó menos confuso.

Por último, pidió a los estudiantes que crearan un Wordle por su cuenta e hicieran una captura de pantalla para el blog de clase. Podían elegir cualquier episodio  que no hubieran examinado juntos en clase. Una vez hecho, les pidió que respondieran a algunas preguntas. Curiosamente, señala que la publicación de los Wordles en la página web resultó ser un poco difícil para algunos, aunque la dificultad derivaba más de la captura de pantalla que de Wordle en sí [lo cual, dicho sea de paso, resulta incomprensible]. Pues nada, a ver si nos animamos.

About these ads

Una respuesta a “Wordle en clase: análisis de textos

Los comentarios están cerrados.