Prostitutas, concubinas, amantes y esposas

Llega al mercado británico Mistresses: A History of the Other Woman, de la escritora e historiadora Elizabeth Abbott, tras su largo recorrido canadiense. La recepción no ha podido ser mejor, al menos en cuanto a cantidad de reseñas. Pero no se puede decir lo mismo de la calidad. Y como de vez en cuando tanbién mencionamos los fiascos, he aquí uno de ellos.  Veamos lo que señala Lisa Hilton en el TLS:

“¿Qué es una querida? Elizabeth Abbott, que también ha publicado una historia del celibato [y otra del matrimonio]y ocupó el cargo de Dean of Women  en el Trinity College de la Universidad de Toronto, ofrece esta definición: “una mujer que voluntaria o forzadamente mantiene una relación sexual relativamente larga en el tiempo con un hombre que por lo general está casado con otra mujer”. Ante la persistencia de este modelo a través del tiempo y las culturas, Abbott sostiene que el “mistressdom”, como el celibato, es así un medio esencial a través del cual considerar las relaciones sexuales fuera del matrimonio – “de hecho, una institución paralela y complementaria al matrimonio”. Teniendo en cuenta la obsesión actual de los medios de comunicación (…), “mistressdom” también podría ser considerada una apuesta segura para cualquier editor, y Abbott nos proporciona un recorrido generalmente animado por el adulterio largo de los siglos.

Desde Aspasia, la amante de Pericles, a través de un breve vistazo a los harenes de Oriente, llegamos a la amante real, donde la capacidad de la mujer para “valerse del dominio emocional de su amante y obtener un control tangible se convierte en un gran negocio”. (…)”

Así pues, la autora desgrana esa historia en trece capítulos, cada uno de los cuales presenta un conjunto de biografías de cada época, acompañadas luego por un resumen final. Por supuesto, la lista es larga y muy llamativa, lo que hará que muchos lectores se acerquen al libro buscando el cotilleo. Pero continuemos:

“En los capítulos finales de Abbott lucha torpemente hacia una tesis coherente – el límite entre la coacción y la voluntad nunca es abordado satisfactoriamente, mientras que los que separan una prostituta de una concubina, una amante  o una esposa se difuminan. A pesar de haber una sección dedicada a la transformación del matrimonio y el mistressdom por la revolución sexual de la década de 1960, Abbott opta al final por la victimización por encima de la victoria. El libro se cierra con una selección de relatos extraídos de la vida real que podrían haber quedado mejor en la revista Marie-Claire. (…) Incluso Simone de Beauvoir se presenta como una perdedora solitaria, cuya única ambición en la vida era ir a buscarle las zapatillas a Sartre. George Eliot, del mismo modo, se reduce a “una amante renuente que deseaba ser una esposa”. El matrimonio sigue siendo el estándard dorado: “a pesar de estas posibilidades liberadas y liberadoras,  muchas amantes aún están fundidas con el molde antiguo, con sus sacrificios y tristeza, midiéndose a sí mismas frente al modelo matrimonial, al que echan en falta”, concluye Abbott. El volumen contiene un montón de anécdotas y encomios lascivos a redondos traseros y pieles sedosas, sin embargo, a pesar de su amplia perspectiva, es tan deprimente y estrecho como su conclusión.

About these ads